Borrachuelos (Dulces Navideños)

¡En Navidad, todos acaban cayendo!

¡Hola, fogoner@!

Recuerdo la Navidad con mucha nostalgia y cariño durante mi infancia y adolescencia.
Navidad era alegría, villancicos, el jamón que nuestra abuela paterna traía de su pueblo, esos bocadillos untados con mantequilla y jamón ¡te elevaban al cielo!…
Navidad era jugar horas y horas en casa de mi amiga Cari y mi amiga Chiqui, cantar, ver la TV en casa de algún vecino o en casa de nuestra tía Carmen porque en casa no había, ver a mis padres cómo se lo organizaban para que, dentro de sus posibilidades, no nos faltara de nada, sobre todo lo básico… claro que entonces no nos dábamos cuenta.
Fue épico un día de Reyes Magos en que nuestro comedor, pequeñito, estaba repleto de regalos, no cabía ni un alfiler encima de la mesa ni por el suelo… y digo épico, porque somos familia súper numerosa.
Aquel año a mi padre le debió caer un buen aguinaldo entre la paga extra de Navidad y las comisiones de los libros que vendía como comercial de una editorial de Barcelona… y de las manzanas de Lleida que llegaban en cajas, con cuyos envoltorios de plástico con burbujas, forrábamos los libros de texto.
Corrían, entonces, los años 60′.

Y Navidad era sinónimo también de Borrachuelos. No había ningún año que faltaran.
También se hacían magdalenas que, como en casa no había horno, mi madre las llevaba al horno de la panadería para que se las hicieran y nosotras, las mayores, íbamos haciendo guardia hasta que estaban hechas y nos las llevábamos a casa en una bandeja.

Pero, aparte de los turrones, los mazapanes y El Tamborilero, los reyes de los dulces navideños en mi casa, eran los borrachuelos.
En aquella época y muchos años después, hasta que llegamos a Catalunya, enrollaban la masa, mi madre y mi abuela, en unos trozos de madera de caña y al freírlos, los sacaban y servían para volver a enrollar más masa, no creo que hubiera más de una docena.
Quedaban los borrachuelos con forma cilíndrica, pero era una currada fuera de lo común. Se pasaban horas y horas en la cocina haciéndolos.
Después se les ocurrió la idea de doblar una punta y listo. La verdad es que fue un acierto porque el tiempo en la cocina disminuyó muy considerablemente. Y es que siempre se hacían los borrachuelos para dar y regalar, una cantidad increíble, pero ¡todos acababan cayendo!

Pues aquí seguimos, año tras año, manteniendo la tradición y esperando a que no se pierda.
Últimamente nos reunimos las que podemos en casa de nuestra hermana mayor para hacerlos y aunque yo este año no he podido estar, ya se van sumando algunas sobrinas, lo cual quiere decir que esta tradición va para largo.

Bien, pues una vez os he puesto en antecedentes, vamos con el ceremonial.


INGREDIENTES:

  • 2 vasos (de agua) de aceite
  • 2 vasos (de agua) de vino blanco suave
  • 1 copa de aguardiente seco
  • 1 trozo de piel de limón
  • Matalaúva (Anís verde)
  • Ajonjolí (Sésamo)
  • Harina para repostería (1’5 kg. o lo que pida la masa)
  • 1 y 1/2 cucharada de azúcar
  • 1 pizca de sal

  • PARA REBOZARLOS:

  • Azúcar
  • Canela molida

ELABORACIÓN:

  • 🟠 En una sartén, se calienta el aceite con un trozo de piel de limón.
  • 🟠 Se baja el fuego y cuando pierda un poco de temperatura, se doran el ajonjolí y la matalaúva.
  • 🟠 Se deja templar el aceite, se retira la piel del limón y en un bol grande, barreño o lebrillo, se mezcla con el vino, el aguardiente seco, el azúcar y una pizca de sal.
  • 🟠 Se va añadiendo harina hasta que la masa coja consistencia (1,5 kg. aprox.)
  • 🟠 Se espolvorea con harina la mesa de trabajo, se amasa y se deja reposar 20 – 30 min. en el bol, tapando la masa con un paño limpio.
  • 🟠 Se vuelve a amasar hasta que esté lista.
  • 🟠 Una vez lista la masa, se sacan porciones y se estiran con el rodillo, dejándolas muy finas.
  • 🟠 Se van cortando y doblando un punta y se preparan para freír en abundante aceite.
  • 🟠 Se fríen en tandas cortas y se apartan en una fuente con papel absorbente.
  • 🟠 A medida que se vayan enfriando un poco, se pasan por azúcar mezclada con canela molida. Con estas cantidades de ingredientes salen entre 90 y 100 borrachuelos.

    Somos una familia muy numerosa y cada año los repartimos entre todas las hermanas, hij@s y niet@s.

Puedes ver la elaboración en el vídeo publicado al inicio. Deja tus comentarios más abajo y comparte esta receta.
¡Gracias y buen provecho!

Tonia entre Fogones 2019
Sígueme en:
YouTube || Instagram || Facebook

Aguacate Ajo negro Almendra Arroz Atún en aceite Bacalao Bacon ahumado Berenjena Bogavante Calabacín Calamar Carne de ternera Cava Chirivía Coliflor Conejo Costilla de cerdo Curry Gamba Garbanzo Guisante Higo Huevo Langostino Lasaña Leche de coco Lenteja Mango Manzana Naranja Pasta Patata Pollo Pollo picantón Queso mozzarella Queso parmesano Salmón Secreto ibérico Sepia Seta Portobello Seta Shiitake Spaghetti Tagliatelle Tomate Zanahoria

0 comentarios en «Borrachuelos (Dulces Navideños)»Añade el tuyo →

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.